Los pros y contras de AMLO

A mediados de la década de 2000, una “marea rosa” política arrastró a los líderes de izquierda de centro en el poder a través de la región, mientras que México eligió a dos presidentes conservadores. Ahora que la marea ha disminuido, como Brasil, Argentina, Perú y otros han girado a la derecha. Pero México puede volver a demostrar una excepción. El favorito en su competencia presidencial en 2018 es Andrés Manuel López Obrador.

No es un experto en política, y prefiere discursos fogosos a planes de diez puntos. Como gobernador de la Ciudad de México de 2000 a 2005, se centró en las autopistas y las pensiones locales. Aun así, es difícil predecir cómo podría gobernar como presidente.

Enumera a tres ex presidentes, Benito Juárez, Francisco Madero y Lázaro Cárdenas, como sus héroes. De estos, Cárdenas, el principal izquierdista de México, aparece en su mente.

Lázaro es recordado sobre todo por dos logros. En 1938 se apoderó de campos petrolíferos propiedad de británicos y estadounidenses, y nacionalizó la industria. También promulgó una reforma agraria a gran escala, dividiendo grandes haciendas en ejidos o colectivos campesinos. Estas políticas han demostrado ser duraderas. El estado aún controla casi todo el petróleo de México, y los ejidos se mantienen en todo el campo.

Ambos temas se encuentran cerca de la agenda del Sr. López Obrador. Denuncia las reformas recientes para abrir la industria de la energía a empresas privadas como el trabajo de los traidores, y ha pedido un referéndum para devolver completamente el sector petrolero al estado. En su libro, “2018: The Way Out”, alaba los pisos de precios que Cárdenas establece para los cultivos básicos, que espera reinstaurar para hacer que México sea autosuficiente en agricultura.

Sin embargo, el Sr. López Obrador parece entender cómo su ídolo dejó un legado tan duradero. Cárdenas tenía un agudo sentido de lo que su hijo, Cuauhtémoc, ha llamado “la distinción entre lo popular y lo populista”. Lázaro buscó reducir la división social, no aumentarla. Rara vez incitaba al odio contra los rivales y perdonaba a 10.000 personas que se habían levantado contra el estado. El Sr. López Obrador, en cambio tiene eso como punto debil,ya que es menos aficionado a los gestos unificadores. Como gobernador, se burló de los manifestantes contra el secuestro como pirrurris (“niños ricos”).

Cárdenas también fue un orgulloso constructor de instituciones. Cuando asumió el cargo, su partido era poco más que una camarilla de generales de la Revolución Mexicana. Lo transformó en un movimiento con 4,3 millones de miembros, que se convertiría en el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y detentaría el poder hasta 2000. En 1940, en lugar de aferrarse al poder o nombrar a un aliado radical, el presidente de lectura de Marx eligió un sucesor moderado.  Eso preparó el escenario para décadas de estabilidad política y crecimiento económico, y afianzó el principio de un solo mandato presidencial sin reelección que México todavía respete. El PRI era ciertamente corporativista y antidemocrático. Pero como un sistema más fuerte que las personas que lo administraron, fue único en América Latina, al menos hasta que se deshizo en una incompetencia corrupta.

El Sr. López Obrador ha minado las instituciones democráticas de México. Después de una derrota estrecha en las elecciones presidenciales de 2006, se negó a conceder, ya que el resultado fue fraudulento.

Se declaró el “presidente legítimo” y dirigió protestas durante semanas.

Él también tiene poco uso para los partidos políticos. Luego de postularse dos veces como candidato presidencial del Partido de la Revolución Democrática, que fue fundado por Cuauhtémoc Cárdenas, lo abandonó en 2012 para formar Morena, un nuevo partido de izquierda, puramente como vehículo para su candidatura. Es poco probable que disfrute de una mayoría legislativa si es elegido, y su actitud de confrontación le dificultará encontrar aliados para sus políticas.

En el exterior, López Obrador se compromete a actuar “como el hermano mayor en América Latina”, no como el obediente hermano menor de los Estados Unidos. Sin embargo, Cárdenas basó su expropiación petrolera en cálculos geniales y celo nacionalista. Anticipó correctamente que Franklin Roosevelt sería cauteloso de conducir a México hacia Alemania, asegurando que cualquier represalia sería limitada. Si es elegido, el Sr. López Obrador se enfrentará a un antagonista mucho más tetchier. En febrero, describió a Donald Trump como un “neofascista irresponsable”, algo que es poco probable que olvide el delgado presidente estadounidense.

Si los esfuerzos por revisar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte de alguna manera satisfacen a Trump, López Obrador aún se compromete a revisar cualquier acuerdo que considere “injusto”. Y no todos los presidentes mexicanos han disfrutado de la buena suerte de Cárdenas en las peleas con el Tío Sam. Una disputa fronteriza fabricada por los estadounidenses en 1846 terminó con México perdiendo la mitad de su territorio. La vista más larga muestra que elegir peleas con Estados Unidos conlleva riesgos y recompensas.