Partidos Parásitos

Los parásitos, en el mundo animal, son criaturas que se buscan un “huésped” y viven a su costa: pulgas, chinches, amibas, gusanos intestinales; toda una plétora de criaturas que hace lo mínimo para sobrevivir a costa de otro que hace todo el esfuerzo.

Lo mismo ocurre a otros niveles; en la política mexicana también tenemos toda una legión de “chupa sangres” de criaturas minúsculas que se cuelgan con uñas y colmillos en los costados de los grandes para así poder vivir bajo la ley del mínimo esfuerzo.

A continuación te dejo un pequeño bestiario de las sanguijuelas que pululan la política mexicana y que se prostituyen a cambio de unos pocos puntos porcentuales; negocios familiares que viven a costa del erario y de “colgarse” de los grandes.

Partido del Trabajo: Grupúsculo de criaturas cuaternarias con ideas estanlinistas y que nos quieren hacer creer que Corea del Norte es el ejemplo a seguir y que la dinastía Kim Il son los grandes pro-hombres de nuestra era. Estuvo a punto de perder el registro pero gracias a una chicanada por parte de los “grandes” estos parásito pueden seguir mamando del erario.

Partido Verde Ecologista de México: Es un partido que ni es verde ni es ecologista, el nombre sólo sirve para engañar a bobos. Estos “progresistas” están a favor de la pena de muerte y a algunos de sus integrantes los podemos ver los domingos en los toros o entre semana vendiendo zonas ecológicas.

Movimiento Ciudadano: Propiedad privada de un priista veracruzano de cepa pero muy emprendedor que decidió independizarse y tener una franquicia propia que, aunque nunca le dará el poder, le asegura una buena forma de vida paraa él, para sus hijos, para los hijos de sus hijos, para los hijos de los hijos de sus hijos y así hasta la eternidad.

Nueva Alianza: también conocido como el PANAL este es coto exclusivo de Elba Esther Gordillo quién, aunque había caído en desgracia, ahora se dan cuenta que puede aportar algunos votos por lo que su dirigente ha encontrado de nuevo la gracia divina. Ahora es “prisionera” en un enorme penthouse en Polanco y se espera que contribuya a la victoria priista.

Encuentro Social: Representa lo peor de los “valores cristianos”. Está prácticamente en contra de todo lo que no esté permitido en el Deuteronomio y su filosofía es lo más cercano al fascismo que podemos encontrar en el espectro político. Eso sí, los ideales son negociables ya que a sus dueños no les importa asociarse con “progres” e “izquierdistas” si esto representa votos y continuar en el negocio.

Todos estos partidos –y sus dirigentes– harán lo imposible para permanecer dentro del negocio de la política que cada año les entrega millones de pesos del presupuesto (de nuestro dinero) y para lo único que sirven es para prostituirse al mejor postor.