¿Quién y qué traerán las elecciones mexicanas de 2018?

La gran carrera está en marcha. A medida que se cierra la temporada principal para las elecciones federales y estatales mexicanas de 2018, preguntas ardientes, críticas y dudas impregnan la esfera pública.

En la calle, muchos mexicanos expresan rechazo o escepticismo acerca de los partidos políticos y sus candidatos, y algunos se preguntan si el gobernante Partido Revolucionario Institucional (PRI) cometerá fraude para mantenerse en el poder, como se ha sostenido ampliamente en 1988, 2006 y 2012 – o sabotear una victoria de la oposición durante el largo período de transición desde el día de las elecciones el 1 de julio hasta la inauguración presidencial en diciembre.

Están en juego no solo la presidencia y el congreso mexicano, sino también las oficinas estatales y locales en 30 de los 32 estados de México. Según el Instituto Nacional Electoral (INE), la agencia encargada de organizar el concurso federal y ayudar con los estatales está encargada de más de 3.400 puestos.

Especialmente en áreas dominadas por el crimen organizado, el espectro de la violencia atormenta el proceso. Eso, junto con el poder del dinero “oscuro” puede enfriar la oposición y manipular los resultados.

Los temores de Fanning fueron los asesinatos entre finales de noviembre y principios de febrero de al menos 17 funcionarios o activistas políticos actuales y anteriores en siete estados, de acuerdo con informes de la prensa mexicana. Aunque provenían de diferentes partidos políticos, todas las víctimas residían en regiones donde el crimen organizado tiene gran influencia.

El periodista de la revista Proceso, Arturo García Rodríguez, calificó los homicidios como un “precedente grave de lo que seguirá sucediendo durante el proceso electoral”.

En el estado de Guerrero, devastado por la violencia, El Sur informó que un cuerpo mutilado con un “narco mensaje” no divulgado fue abandonado el 15 de enero frente a una rama del Partido de la Revolución Democrática (PRD). El 2 de febrero, dos miembros del PRD de Guerrero fueron asesinados en una emboscada mientras se dirigían a una importante reunión del partido, informaron los medios. Un abogado de 31 años, José Jairo García, aspirante a un escaño legislativo estatal, fue encontrado asesinado y desmembrado el domingo en el vecino estado de Puebla. En el estado de México, en las afueras de la capital mexicana, un legislador federal que se postuló para un puesto en la alcaldía, Francisco Rojas San Román, murió el martes por heridas de bala que sufrió en un ataque con armas de fuego el fin de semana.

Las interrupciones de los eventos de un aspirante a la alcaldía reforzaron las sospechas de sabotaje político organizado. En varias ocasiones en enero, grupos sombríos interrumpieron los eventos de Claudia Sheinbaum, candidata a la alcaldía para el partido Movimiento Nacional de Regeneración (Morena) de Andrés Manuel López Obrador en la Ciudad de México, hiriendo al reportero de La Jornada Angel Bolanos en un incidente el 3 de enero.

En una entrevista inusual, dos hombres identificados inicialmente como agresores hablaron en la televisión nacional, diciendo que habían sido contratados financieramente pero que fueron rechazados por los líderes de Morena, que calificaron la acusación como “absurda”. Sheinbaum había culpado anteriormente a la violencia del partido rival PRD. Un ex funcionario de la Ciudad de México, Luis Ernesto Escalona, ​​fue posteriormente acusado legalmente de delitos relacionados con el evento del 3 de enero.

Muchos analistas consideran que la sede del alcalde de la Ciudad de México es el segundo o el tercer puesto político más poderoso de la nación.

Sumado a los ataques contra los políticos, el aumento de la violencia contra los activistas de la sociedad civil y los periodistas está haciendo sonar las alarmas.

La organización mexicana de derechos humanos Cerezo Committe publicó un informe reciente que contabilizó los asesinatos de 48 activistas y periodistas en todo el país durante 2017. Fue el peor año de violencia desde que el grupo comenzó a recopilar esa información en 2007.

Y 2018 también comenzó con una mala nota. El 13 de enero, el periodista político Carlos Domínguez fue asesinado a puñaladas frente a familiares en una intersección en la ciudad fronteriza de Nuevo Laredo, Tamaulipas.

“Las autoridades mexicanas deben investigar rápidamente el asesinato de Carlos Domínguez Rodríguez y llevar a todos los responsables ante la justicia”, dijo en un comunicado Alexandra Ellerbeck, coordinadora del programa norteamericano para el Comité para la Protección de Periodistas con sede en Nueva York.

“Hasta que el gobierno mexicano decida cambiar el patrón de impunidad en el país, los delincuentes continuarán librándose de matar periodistas”, dijo Ellerbeck.

Mientras tanto, en el sureño estado de Oaxaca, el periodista Agustín Silva fue denunciado como desaparecido el 22 de enero.

Los grandes contendientes
Tres grandes coaliciones políticas competirán por la presidencia y el congreso. El PRI nuevamente se ha unido al Partido Verde Mexicano y al Partido Nueva Alianza en un intento por retener el poder. El ex secretario de presupuesto e impuestos, José Eduardo Meade, es la elección presidencial para la coalición del PRI.

Conscientes del estado político deteriorado del partido y la presencia de candidatos independientes ahora permitidos por la ley electoral, los líderes del PRI eligieron a Meade, que no es miembro del partido y ha servido tanto en el PRI como en gobiernos opositores, en un esfuerzo por describir su candidatura como ” ciudadano “corre.