Emilio Lozoya, el “chico de oro” de Peña Nieto

Las investigaciones que se desarrollan en la PGR deberán fincar responsabilidades a los involucrados en los sobornos que Odebrecht diera a cambio de apoyo para obtener indebidamente contratos de obra pública.

emilio-lozoya-austin_1_0

Tres ex directivos de Odebrecht aseguran, en declaraciones juradas, que Lozoya recibió sobornos por valor de 10 millones de dólares entre 2012 y 2016 por ayudar en la firma de contratos. Emilio Lozoya, ex director de PEMEX y muy próximo al canciller Luis Videgaray, participó en la campaña electoral del mandatario y estaba considerado uno de los “chicos de oro” de Peña Nieto.

“Lozoya se había convertido en uno de los líderes del comité de campaña, por lo que probablemente se convertiría en una persona influyente en la administración pública del país” declaró Weyll a los fiscales brasileños, según el diario brasileño O’Globo.

O’Globo y El Quinto Elemento Lab revelaron que el ex director de Odebrecht en México, Luis Alberto Meneses Weyll, se reunió en marzo de 2012 con Emilio Lozoya; y que poco antes de asumir el cargo de presidente, en noviembre de 2012 Peña Nieto se reunió con Marcelo Odebrecht según una serie de correos electrónicos que fueron interceptados por la Policía Federal de Brasil, a los que tuvo acceso MCCI.

Vía twitter, Emilio Lozoya, exdirector de Pemex, declaró que demandará por daño moral y otros conceptos a los responsables de los que consideró “señalamientos y acusaciones sin fundamento”. Miente, miente, que algo quedará.

Por su parte, Eduardo Sánchez, el vocero de la presidencia, consideró “irresponsable y de mala fe” vincular la campaña presidencial de 2012 de Enrique Peña Nieto con las indagaciones sobre el caso Odebrecht.

La ola de Odebrecht –que azotó a la “casta política” de varios países– alcanza a un Peña Nieto que viene de golpe tras golpe desde la desaparición forzada de los 43 normalistas de Ayotzinapa. Incontables escándalos de corrupción protagonizados por gobernadores del PRI, el servilismo ante Donald Trump, la incertidumbre ante la llegada del magnate a la presidencia de Estados Unidos fueron los anteriores picos de la crisis.

 

¡Cási peña, Cási!